A todos nos encanta probar cosas nuevas, pero también saludables y sabrosas. La carne de pollo es un clásico que se puede reinventar y combinar de muchas maneras. Siempre se puede encontrar restaurantes de pollo a domicilio, algunos pueden ser parte de nuestros antojos preferidos, también tenemos la opción de cocinar en casa para la familia, los amigos o nuestra pareja.

Para muchos, el pollo puede ser aburrido, pero, a pesar de haber sido desvalorizado, es hora de hacer una apología y recuperar su reputación. Porque la verdad de todo es que esta ave, cuando es criada en espacios abiertos y alimentada con granos, tiene una carne tierna y sabrosa, especial para una gran cantidad de platos. Por esa razón, nosotros les contaremos cómo combinar diferentes recetas a base de carne de pollo con los mejores vinos.

Los mejores vinos para acompañar tus recetas con pollo

Vinos para acompañar el pollo

La palabra maridaje proviene del francés mariage, que significa matrimonio, es la búsqueda íntima de la relación entre un plato de comida y el vino con el que se lo acompaña para lograr la mejor combinación de sabores.

Para el maridaje suele haber una regla general: vinos blancos con carnes blancas, vinos tintos con carnes rojas. Lo que se busca en un buen maridaje es el equilibrio entre la comida y la bebida. Que se complementen los sabores, que se unan en la boca y tengamos un estallido de ricas sensaciones. Bajo esta premisa muchas veces se dice entonces que un plato a base de pollo no puede comerse con un vino tinto. Pero esto no es del todo cierto. Algunas reglas se pueden romper. Por eso, el mejor maridaje posible lo encontraremos en la búsqueda de combinaciones de pollo con salsas o texturas diferentes que nos aporten originalidad y disfrute a la hora de elegir.

El pollo asado o a la plancha, al igual que el pavo, combinan perfectamente con vinos blancos secos, pero también pueden ser tintos ligeros.

Si eres amante de los sabores agridulces puedes probar un pollo a la piña. Es un plato delicioso, por su sabor y combinado con el encantador sabor de unas verduras asadas se vuelve irresistible. Este plato se puede acompañar con un Chenin Blanc Dulce. Es un vino sutil con aromas cítricos, leve durazno y frutas tropicales, entre las que se destaca la piña madura. Se complementa con un fresco y enérgico paladar, con presencia de una justa acidez propia de la variedad.

La Chenin Blanc es una variedad de uva francesa, originaria del valle del Loira donde se cultiva desde hace más de mil años. De gran calidad.

Otra opción excelente para los amantes de los hongos es una versión de las Pechugas de pollo con Champiñones. El truco está en hidratar los hongos en un rico vino blanco. Luego se sellan las pechugas a la sartén con aceite de oliva y se reservan. Se hace un fondito de cebolla blanca saltada el mismo aceite y se desglasa con media taza de vino blanco. Al cabo se ponen los hongos y las pechugas y se ajusta la sal. Puede sumar un toque de distinción con una o dos cucharadas de queso crema. Este sublime platillo se puede maridar con un Sauvignon Blanc. Vino aromático e intenso con una expresión, entre vegetal y tropical, que es la antesala de una boca vibrante y envolvente. Blanco perfecto para hacer pareja con estos ingredientes.

Otras opciones interesantes para compartir con esta cepa son unas recetas picantes como un pollo a la pimienta, recetas de pollo al curry o alitas con salsa picante. El Sauvignon Blanc suaviza el sabor picante en boca.

Recetas con pollo

La uva Sauvignon es de origen francés y se cultiva en España en el Penedés y la D.O de Rueda, y también en California, Argentina y Chile. El sabor en boca es ligeramente ácido que recuerda las frutas verdes, las hojas, y el perejil. Los aromas pueden tener matices de azahar, cítricos o el de los pimientos verdes.

Vinos para los que disfrutan el pollo a la parrilla

Para aquellos amantes de la parrilla se puede optar por dos opciones más que interesantes. El pollo asado o el pollo a la barbacoa.

El pollo asado es un clásico, un platillo que estará en nuestro inconsciente por siempre. Lo más lógico sería pensar en un vino blanco para acompañar esta opción. Pero como dijimos anteriormente, las reglas (algunas) están hechas para ser rotas. Si al pollo asado le agregamos unas deliciosas papas fritas, aderezos y una buena cantidad de condimentos. Podremos pensar en un vino tinto más ligero, pero con carácter que será más que adecuado para su acompañamiento. Como lo podría ser el Syrah. Que es un vino de color profundo y muy intenso, normalmente violeta, con el tiempo evoluciona hacia el negro y permanece muy atractivo por varios años. En boca siempre presenta una acidez bien marcada y si la uva tuvo la madurez óptima, sus taninos son firmes, pero bien suaves. Aromáticamente es muy intenso, recuerda a la menta y a la pimienta, combinado con frutos rojos como frambuesa. La syrah, también conocida como shiraz, es una uva tinta que se cultiva en todo el mundo, pero su origen es francés.

Por último, tenemos el exquisito pollo a la barbacoa. La estrella de las parrillas en buena parte de América. En su receta original se usan diversos cortes de pollo, se condimentan y recubren de salsa barbacoa, asándolos entonces a la plancha o ahumándolos. Hemos pensado que para esta preparación puede ir muy bien un vino Merlot. Esta variedad procede del sudoeste de Francia. Son uvas con alto contenido en azúcar y poco ácidas producen vinos con aroma a flores y frutas como la ciruela, tienen notas a frutas maduras, frutos rojos, trufas, pimiento y cuero. Estas características hacen que sea una unión más que ideal para esos sabores ahumados y algo especiados de la barbacoa.

Como verán la carne de pollo siempre rinde y nos da la oportunidad de compartirla con nuestros seres más queridos en una infinidad de variables que pueden ser disfrutadas. Así pues. ¡A su salud!

7Shares

Estudiante de comunicación social, amante de la lectura, la música, el arte, la vida y la moda.

Artículos Relacionados

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *