¿Cómo controlar a mis hermanos menores?

Ser la hermana mayor no es algo sencillo, por lo general nuestros padres nos designan como responsables de las cosas que pasen alrededor de nuestros hermanos menores, ya que ellos nos ven como ejemplo a seguir.

Lidiar con nuestros hermanos no es nada fácil y mas aun cuando se trata de niños pequeños, porque ellos siempre quieren tomar todo, correr y descubrir el mundo. Algunas de nosotras contamos con la suerte de tener hermanos menores extremadamente hiperactivos, esto a veces hace que perdamos los estribos, la cordura y la paciencia, ya que los niños inquietos hacen desesperar a cualquier ser humano, sin embargo estos personajes son descendientes de nuestra propia familia y los queremos demasiado.

Consejos para controlar a tus hermanos menores

Lo primero que debemos hacer es actuar como queremos que ellos actúen. Los niños están observando constantemente las cosas que pasan a su alrededor, si él ve que actúas mal, hará exactamente lo mismo que tú, es por eso que es importante que la figura que realizas de hermana mayor actúe frente a ellos con carácter y responsabilidad, eso generará un comportamiento de respeto de parte del niño hacia ti.

Hermanos menores

Segundo, mantén ocupado a tu hermano, haz que realice actividades que hagan tener a su mente ocupada, ya que si un niño esta aburrido, lo primero que querrá hacer es buscar diversión en lo que encuentre y si eso incluye llamar la atención, o hacerte enojar, la situación podría salirse de tus manos.

Tercero, pon normas y límites a la desobediencia, frena los malos comportamientos de tu hermano, no permitas ni el mas mínimo. Si el niño puede ver que puede hacer algo erróneo una vez, lo volverá a repetir, así que no le congracies nada de eso.

Cuarto, premia el buen comportamiento de tu hermano, con eso el sabrá que si realiza acciones buenas, recibirá gratificaciones de la misma forma y tendrá una motivación para llevarse bien contigo y obtendrás y buen comportamiento de su parte.

Quinto, sé paciente con él, no discutas con tu hermano, ni lo grites, porque eso lo alterará y lo único que conseguirás de él es la obtención de un comportamiento rebelde.

Ya sabes, si no puedes controlar a tu hermano, no es necesario tener que recurrir a tus padres para que lo reprendan, con paciencia e inteligencia lograrás mantener una buena relación con él.


Artículo escrito por Margarita Calderón

Estudiante de comunicación social, amante de la lectura, la música, el arte, la vida y la moda.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *