Cómo saber si estoy lista para vivir sola

Cuando comenzamos a ser mayores de edad, empiezan a surgir muchas interrogantes en nuestra mente, una de ellas es la del concepto de independencia.

Cuando cumplimos 18 años, por lo general, para nosotras, las cosas evolucionan, quizás cambiamos nuestra manera de pensar, maduramos en muchos aspectos, tomamos la iniciativa de buscar trabajo, nos da por sacar tu primera tarjeta, entre otras cosas, y es que es inevitable empezar a ser adultos y no pensar en querernos ir de la casa, de hecho algunos adolescentes también toman esta consideración sin tener aún los 18 años, pero ¿por qué pensamos en independizarnos?, a veces pensamos tomar esa decisión porque queremos empezar una nueva etapa, no nos sentimos cómodos compartiendo el espacio con nuestros padres, aumentan los problemas con ellos o quizás, simplemente queremos ser más organizadas.

Vivir sola tiene sus ventajas

Independizarse tiene muchas ventajas como: la no manifestación de los horarios, tenemos intimidad y espacio personal, podemos organizar las cosas a nuestra manera y adquirimos responsabilidad, pero la autosuficiencia tampoco es fácil, y menos al principio, pues esta acarrea otras cosas, además hay que saber cuándo y de qué manera realizarla, pero ¿Cómo saber si estamos listas para vivir solas?.

Ser independiente y vivir sola

¿Estamos listas para ser independientes?

Para saber si estamos listas para independizarnos, lo primero que debemos hacer es preguntarnos si tenemos metas claras, si no sabemos cuál es nuestro propósito personal, quizás no estemos listas para hacerlo. Segundo, debemos tener estabilidad económica, debemos pensar si el presupuesto que tenemos alcanza para nuestro sustento de vida, si no es así, probablemente tengamos problemas a futuro, y debamos regresar con nuestros padres. Y finalmente, debemos saber realizar actividades hogareñas, si no sabemos cocinar, limpiar y no estamos acostumbrados a organizar, probablemente no estemos listas para ser autónomos.

En conclusión, ser independientes va más allá de vivir solas, dentro de esto, de cierta forma hay libertad, pero en realidad esto implica más responsabilidad. Ya sabes, si algún día quieres desistir de la idea de seguir viviendo con tus padres, debes analizar y razonar muy bien ciertos factores, la decisión que enfrentarás será monumental.


Artículo escrito por Margarita Calderón

Estudiante de comunicación social, amante de la lectura, la música, el arte, la vida y la moda.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *