Por qué debo casarme de blanco?

Una tradición muy común desde años atrás es que las novias se casan vestidas de blanco y no precisamente por lujo o por elegancia (aunque todos sabemos que este color le da un toque de sofisticación a quién con seguridad y belleza lo porta, más aún cuando de una mujer se trata), sino porque es símbolo de pureza, inocencia y sobretodo sinceridad que toda novia debe llevar el día que decide comprometerse en el altar.

Retomando un poco de historia, se conoce que en la antigua Grecia el blanco era insignia de alegría, por eso los griegos lucían siempre de blanco en los festivales y llevaban guirnaldas de flores de este mismo color. Hablando ya en específico del matrimonio, se dice que antes de las ceremonias de casamiento se pintaban el cuerpo de blanco, ya que según las creencias populares éste, junto con el color azul son los únicos que pueden portarse en esta clase de ocasiones, seguros de que son augurio de mucha prosperidad en el inicio de un nuevo hogar.

Novias de blanco

La tradición del vestido blanco de las novias se popularizó en el siglo XIX, época en la que la realeza acostumbraba casarse con vestidos de colores vivos, pero en 1840 la reina Victoria de Inglaterra rompió el patrón: se casó con el príncipe Alberto completamente vestida de blanco, momento que quedó marcado en la historia para seguir siendo imitado por próximas novias que empezaron a ver en el blanco un símbolo de pureza, inocencia y paz dejando atrás los colores vivos y relucientes.

En la actualidad, algunos diseñadores le han apostado por usar los colores pasteles para vestir algunas de sus novias, algunas luciendo con orgullo sus trajes pero otras cuantas regidas por el tradicional vestido color pureza de terminación bombacha, cola larga y velo transparente que más que elegancia, le da un toque de serenidad a la ceremonia nupcial.

¡Si te gustó compartelo!


También Recomendamos

Déjanos tus comentarios !!

Deja un comentario