Un bebé, una gran responsabilidad

“Es el día 28 del ciclo y ya debería haber llegado esa visita tan anhelada, pero no, nada que pasa … Entonces recuerdo una a una las veces que jugué con fuego, las veces que estuve con él, el amor de mi vida sin protección.

En su casa, en la mía, eran momentos inolvidables… La luna y las estrellas nos acompañaron en cada travesura y fueron testigos de nuestro amor y de nuestra irresponsabilidad, pues era un gran riesgo lo que estábamos haciendo, aun así no nos importó.

Ya llevaba yo 6 meses con él y lo amaba tanto como para confiar en sus promesas y en que todo estaría bien, yo no planificaba por que era muy joven para ello, además que pena ir a donde el doctor y pedirle información sobre eso, yo prefería la adrenalina de un instante que él y yo teníamos controlado.

Desde aquellos encuentros han pasado ya un par de semanas, y ya no es mi día 28 sino que es casi el día número 45 de un ciclo que aún no se cumple y ya me tiene con preocupación, son más de 15 días de retraso que no había vivido antes y siento como los nervios me invaden y mamá ya está empezando a notar que estoy actuando de manera extraña.

Un bebé, una gran responsabilidad

1 mes, un mes esperando la anhelada visita y ya no aguanto más la intriga de saber que le pasa a mi cuerpo, entonces me dirijo a la farmacia para comprar una prueba de embarazo y descartar que venga un chiquillo en camino, algo me dice que todo estará bien…

¡Oh sorpresa! El test sale positivo y yo apenas tengo 15 años, no estoy lista para afrontar esta realidad, entonces llamo a ese hombre que prometió jamás dejarme sola y para mi desgracia no contesta, se ha ido…

Siguen pasando los días y yo estoy cada día más débil, buscando la solución a este horrible problema. En Internet encontré varias maneras de acabar con esta pesadilla radicalmente pero cuando intento hacerlo me doy cuenta de que no soy un monstruo, solo soy un ser humano y como tal cometo errores, errores que debo asumir así que decido levantar la cabeza y estirar mis brazos para recibir la criatura que viene en camino.

En casa el caos no da espera, tendré que aplazar mis estudios y cambiar de sueños pero no me importa, finalmente es mi responsabilidad cuidar de otra vida que no llegó ni antes ni después, simplemente llegó en el momento preciso para hacerme madura, valiente y feliz”.

Artículo escrito por Lorena Rodriguez

¡Hola chicas! Soy Lorena, una futura Comunicadora social - Periodista y las estaré acompañando con artículos muy interesantes sobre los temas que mas nos atraen a las chicas de hoy.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *