Ahora tengo alguien que desde el cielo me sonríe

Porque no todos los amores son de pareja, ni tampoco se han de sentir en tierra he aprendido que desde el cielo me sonríe. Desde allá arriba donde los que ya se han ido pretenden ser una compañía para nuestro espíritu, aun cuando nuestro cuerpo ya no los pueda ver.

Porque el amor más grande no es el que se siente por ese chico o chica con la que compartes tu vida, sino el de mamá y papá; ese que te dan tus hermanos, tus tíos y abuelos, ese que te dan aquellos a los que el cielo te ha prestado por un tiempo para que sepas lo que es un abrazo sincero, para que sepas lo que es amar de verdad..

Cuando una persona que haz amado toda tu vida muere, sin importar las circunstancias genera vacíos incomprensibles en nuestros corazones, que ha decir verdad no se pueden curar sino con el tiempo, ese mismo tiempo que te enseña cuán importante fue haber amado en presencia para no lamentar tanto la ausencia.

Alguien que en el cielo me sonríe

“Ahora que ya no estás, sé que desde el cielo me sonríes, porque estás feliz de haber encontrado una zona de confort para acompañarme siempre. Creo mucho en Dios, así que no lo juzgo por haber querido que te fueras pronto a rendir cuentas a su presencia, es más, hasta lo entiendo porque los ángeles sin alas por mucho tiempo en la tierra podrían perder su esencia.”

Aún así, agradezco con el corazón que me sonrías desde el cielo, pues aunque extraño un buen abrazo tengo la seguridad de que la eternidad nos depara mucho amor y felicidad para los dos, es solo que te adelantaste un poco, solo pido que en ese adelanto no olvides guardarme un cupo en ese lugar que tanto merezco: Tu corazón.

Gracias por tanto amor, por tanta vida entregada mientras estuviste aquí, espérame que esto es solo un hasta pronto que cuando sea el momento de vernos de nuevo seremos dos quienes sonreiremos desde el cielo.

¡Si te gustó compartelo!


También Recomendamos

Déjanos tus comentarios !!

Deja un comentario