La Familia, el motor de la vida

Desde antes de nacer venimos con la certeza de que vamos a ser recibidos por una familia, independientemente de las circunstancias en las que hayamos sido concebidos, esto teniendo en cuenta que la familia tradicional o más bien convencional, conformada por mamá, papá e hijos poco se conserva, y por el contrario los hogares son cada día más disfuncionales a los ojos de la sociedad.

Teniendo en cuenta eso, sigo en mi posición de defender que la familia es el motor de la vida, pues gracias a ella aprendemos el significado de los valores, las buenas costumbres y sobretodo el amor, ese amor que nos brindan padres, hermanos, abuelos y cada uno de los que forman parte del lazo sanguíneo que nos puede llegar a unir.

Tener familia es una bendición

En la actualidad, cabe resaltar que no todas las familias están unidas por un parentesco de genes y sangre, por el contrario, hoy día encontramos vínculos que son únicamente afectivos dados a las circunstancias, en donde personas ajenas a padre y madre biológicos resultan haciéndose cargo de los pequeños, en ocasiones por fallecimiento de sus progenitores, abandono o simplemente una adopción voluntaria de los chiquillos por querer brindarles la oportunidad de crecer en un hogar.

Hay que tener claro que sin importar las circunstancias, nuestra familia siempre será la fuente principal de amor que esté en nuestra vida y darle gracias a Dios y al destino por ella es fundamental pues como se dice en la cotidianeidad, “Tener un lugar a donde ir se llama hogar, tener personas a quienes amar se llama familia y tener las dos se llama bendición”; por ello cuida y protege a costa de lo que sea ese vínculo que te une a tu familia, no importa si solo la conforman tu mamá y tu, no creas que porque papá o abuelos no estén los hace menos familia, por el contrario, valora la persona que tienes a tu lado, pues ella será siempre quién sin importar la situación dará todo por ti.

¡Si te gustó compartelo!


También Recomendamos

Déjanos tus comentarios !!

Deja un comentario